P. Walter Malca gana Premio de Periodismo Cardenal Juan Landázuri Ricketts 2016

walter-malca-rodas-1

Por: Ericson Cardoza A.

Llevar paz, amor y esperanza es una labor constante del Padre Misionero Redentorista, Walter Malca Rodas, y, al parecer, no tiene límites, porque cada vez que se siente motivado, emprende un nuevo proyecto para poder difundir estas virtudes, y, especialmente, predicar la Palabra de Dios.

Sus proyectos de comunicación han sido muy bien calificados por el público, pero también duramente criticados por otras personas. Esto último más bien ha hecho que el P. Walter lleve a otro nivel sus trabajos de espiritualidad, motivación y de lecciones de éxito, a través de sus libros, sus conferencias, curso, charlas, revistas, y proyectos audiovisuales en radio y televisión, entre otros trabajos.

Tal es así, que el P. Malca ha emprendido su nuevo proyecto digital en Internet: la renovación de su página web; donde, además de encontrar más información sobre su trabajo, se encuentran muchos de sus escritos motivacionales, y se puede acceder a la Radio Goel, un proyecto enteramente nacido en la arena digital y fundado por él, para llevar su mensaje al sector juvenil peruano y latinoamericano.

Este emprendimiento digital ha sido motivo para que la Conferencia Episcopal Peruana le otorgue este año el Premio de Periodismo Cardenal Juan Landázuri Ricketts, en la categoría catequético-religiosa; el trabajo con su web: www.padrewaltermalca.com, le ha sido merecedor del Primer lugar.

“Este premio se lo dedico a ustedes, mis asiduos lectores, que me estimulan para seguir adelante en esta misión de evangelización y humanización. Gracias por su cariño y apoyo. Dios les bendiga. Que todo sea para la mayor honra y gloria de Dios, Nuestro Señor. Un abrazo fuerte en Cristo Redentor”, ha escrito Walter Malca en su cuenta oficial de Facebook.

 

La entrega del Premio de Periodismo se realizará el viernes 11 de noviembre, a las 11 de la mañana, en el auditorio de la Conferencia Episcopal Peruana (Jr. Estados Unidos 838, Jesús María), en una ceremonia especial.

Muchos piuranos conocemos al P. Walter, y le tenemos mucho aprecio, cariño y estima, pues, justamente, en nuestra ciudad empezó a darle forma a muchos de sus proyectos profesionales, como la Radio Goel, y la página web, que este año le ha de rendir los frutos merecidos. ¡Desde Piura, felicidades por el premio, y los mejores deseos de éxito al P. Malca Rodas!

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

LO QUE TE HACE FELIZ

breeze-1578424

A quién no le ha pasado alguna vez que, cuando escuchamos o leemos sobre algún personaje importante, que tiene dinero, fama y éxito, hemos pensado: “Quien como él, que lo tiene todo”. Sin embargo, no vemos más de lo superficial, y muy pocas veces reflexionamos y nos preguntamos cómo fue que hizo esa persona para poder lograr todo lo que tiene ahora, y todos los sacrificios que vinieron con esa decisión de querer alcanzar el “éxito”.

A veces, nos frustramos sólo con advertir que algo no resultará, porque “así lo sentimos”; incluso antes de intentarlo. Otras, dejamos que nuestras ilusiones sean sacrificadas por el comentario de otras personas cercanas a nosotros. Y, a veces, perdemos la fe porque olvidamos o desmerecemos lo más importante: lo que creemos que nos hace felices.

Sin menguar los comentarios de las personas cercanas a nosotros, de familiares o amigos, nunca debemos dejar que estas ideas influyan negativamente en nosotros, ya que lo más importante es nuestra felicidad, y ésta depende exclusivamente de nosotros.

Si bien es cierto que la edad es un referente de experiencia, no siempre es un buen modelo, ya que algunos conceptos con que se resolvían las cosas en el pasado, han cambiado con el tiempo.

Aprendamos del siguiente caso: Juan es un joven que tenía un trabajo “perfecto” (y escribo, perfecto, entre comillas, porque en el fondo Juan no era feliz con lo que hacía). Si bien Juan ganaba un buen sueldo, y viajaba mucho por cuestiones de trabajo, sentía que todo lo hacía por rutina y no por pasión.

Es así que, después de un tiempo, decide dejar su trabajo y formar su propia empresa, y ser su propio jefe. La noticia lo ilusionaba mucho, sin embargo, el día que les contó a sus padres y familiares, éstos no lo tomaron con el mismo entusiasmo que él, y las primeras críticas y comentarios se hicieron notar: “¿Pero cómo vas a dejar tu trabajo, donde tienes un sueldo seguro? ¿Y si el negocio no funciona, qué vas hacer con el tiempo que has perdido?”, le decía su madre. Juan se desilusionó un poco y se puso triste ante los comentarios de sus seres queridos, ya que él pensaba que lo iban apoyar, porque él quería independizarse y formar su propia empresa.

Pero, fue gracias a su papá que Juan superó este charco de negatividad, y, a pesar de que los demás no tuvieran la visión que él tenia, decidió dejar el confort de un sueldo fijo, y seguro, para luchar por sus sueños.

A pesar del riesgo y el miedo que esto implicaba, no se dejó amedrentar y el sacrificio le dio frutos. En unos meses, Juan consiguió convertirse en un joven emprendedor y logró demostrase a él mismo, y a su familia, que cuando uno tiene un sueño, así sea arriesgado, y así los demás no te apoyen a cien por ciento, tu decisión y determinación es la cuenta al final.

Amigos y amigas: si bien el apoyo de tu familia o amigos es muy importante, no es determinante; pues si nosotros tenemos las ganas y la motivación, lo podemos hacer. Además, siempre hay alguien que nunca dudará de nosotros y estará caminando a nuestro lado: Dios.

Recuerda que nuestro tiempo es valiosísimo, así que te animo a invertirlo en actividades que te hagan feliz; en algo valioso para que después no tengas que lamentarte.

El valor del tiempo dependerá de la acción que realices. Si la acción es importante para ti, será el tiempo mejor invertido y no querrás que termine. Si es lo contrario, será algo pasajero. Reserva tiempo para todo. Para trabajar, para divertirte, para ser amigo: ese es el camino a la felicidad Reserva tiempo para soñar, y, sobre todo, tiempo para AMAR Y SER AMADO, ese es el privilegio de los hijos de Dios.

Aprovechemos el tiempo que se nos ha dado, en hacer cosas que nos hagan felices y nos complementen. Tú eres quien lleva las riendas de tu vida; eres responsable de ti mismo: no dejes que las personas te hagan sentir menos, porque no lo eres. ¡Tú decides!

Por: Cynthia Galdo A.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

JUVENTUD: LA MADUREZ IMPLICA ALEGRÍA

sevici-sevilla

Camila estaba agotada. El día fue muy duro. El problema con su estómago seguía recordándole que tenía que comer sano, y a sus horas. Al menos, eso es lo que le había indicado el médico. Los exámenes finales de la universidad eran dentro de dos días y la presión era fuerte. Recostada en su cama, con la luz tenue de su habitación pintada de rosa y verde limón, parecía un objeto inconcebible dentro de la escena, vestida con su polo gris, y un jean negro.

Camila pensaba y pensaba. “¿Qué hago? ¿Cómo me disculpo? Lo amo… Le he fallado a nuestras citas tantas veces… hoy tampoco podré. Tengo que estudiar”. Y en medio de este monólogo timbró su celular. Se incorporó de la cama para sacarlo de su bolso, que estaba en el armario. Era Javier. Camila cerró sus ojos: “¿Aló? Sí, amor, mira lo siento, ¡lo siento! El martes tengo Lengua dos y tú sabes… mi mamá, los trabajos… ¡Pero, ¿por qué?! ¡No! ¡Con nadie, a estudiar con nadie, Javier! ¡A! ¡Pero, Javier! Oye, ¿solo por eso? ¿Aló? Aló, Javier… ¡Aló!”

A sus 18 años, Camila había sufrido la primera ruptura de su corazón. No lo entendía. Pasaron los días y no se podía concentrar. Le rogó por muchos días a Javier, tratando de persuadirlo para que entienda. Estaba enamoradísima de él. Javier, con 19 años, era más liberal, y no entendía la situación de su, ahora, ex enamorada. Así que no se vieron más. Ni siquiera dentro de la universidad.

Meses más tarde, el problema del estómago de Camila se había acrecentado; salió mal en varios cursos en su segundo ciclo de su carrera de arquitectura, y se sumió en una profunda tristeza. Ni sus amigas ni sus padres podían influenciar en ello. Camila seguía pensando en ese chico, y, a la vez, seguía sin comprender la actitud despreciable con que alguna vez Javier le dijo que ya no serían más enamorados. Sin embargo, años más tarde, Camila se casó, y tuvo dos hijos…

¡Ay, la juventud! Decía mi abuelo materno, Francisco. Pero, en realidad, es una etapa preciosa, ¿no? Está claro que cada uno hizo de su juventud lo que quiso. Incluso cuando las palabras libertad y madurez estuvieron más presentes que nunca, pues es un tremendo forcejeo hacerle caso a tus padres, profesores, o simplemente a cualquier adulto, cuando no es lo que precisamente quieres hacer, a la edad de 16 años. Aquí, la madurez comienza, de la mano con la disciplina. Si nuestros padres o tutores no nos hubiesen guiado en lo más mínimo, a lo mejor seguíamos con actitudes inmaduras por muchos años más.

En este sentido, y aunque a un nivel un poco mediocre, Camila fue, o pretendió ser, más “madura” que Javier, ¿no creen? Pero así como Camila trataba de cumplir con sus deberes, la idea de no ser libre, de seguir unas normas pre establecidas (la universidad, su mamá), la cansaba, y más especialmente porque una persona importante para ella le dijo que “no la quería”: perdió autoestima y la pena se apoderó de su ser; pero éste ya es un tema de educación afectiva.

Sin embargo, la misma historia de Camila la pudo experimentar una pareja de adultos, ¿verdad? Y un adulto también puede perder su autoestima por un caso igual, y sumirse en la tristeza. Es básicamente la misma mecánica, con un mismo resultado. Entonces, hay también dos elementos claves por los que la juventud puede concebirse como tal, fuera de los números, fuera de las edades; y eso es el binomio madurez-alegría.

Aunque nunca lo podríamos saber de Javier, ¿Camila era una joven alegre? La respuesta es obvia: no. Y, al parecer, pasó a ser mucho menos alegre, con la noticia de esa noche, cuando rompió con su enamorado. ¿Qué le faltó a Camila para ser alegre? ¿Libertad o madurez? Vivía cómoda y sus padres le dieron lo mejor. Pero, ¿qué pasó, entonces?

Tiene que ver mucho con la educación que el ser humano tiene desde el seno familiar. He ahí la base de un ser humano con valores, con pensamientos con energía positiva. No se trata de qué condición socioeconómica es tu familia, sino de valores, de amor. Los padres que brindan y educan a sus hijos con amor, verán que en la adolescencia, juventud, y hasta el último respiro, sus hijos serán maduros. Al ser maduros, piensan las cosas claras, con certeza, y si se equivocan, tendrán la seguridad de que, volviendo a empezar, la experiencia será más enriquecedora. Y sólo luego de sabernos maduros, gracias a la educación de nuestros padres, seremos más alegres. Porque no nos tomaremos tan personal las cosas que nos sucedan, sean buenas o malas. Y aprenderemos a sacar provecho de cada situación que se nos presente en el camino del vivir.

En fin, Camila pudo ser más alegre, y estar mejor preparada para, de alguna forma, afrontar la ruptura de su primera relación. Y, así como ella, cualquiera puede ser joven, porque la juventud no es un número, no es una edad, la juventud es espíritu, es pensamiento enérgico y feliz, porque se alcanza la madurez, haciendo uso de nuestra libertad, y, en ese sentido, todos podemos llegar a ser unos jóvenes alegres.

Por: Ericson Cardoza A.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Padre Malca: “El chiste es de lo más serio e intelectual”

walter-malca_el-cura-sin-cura

Sonreír es inherente al ser humano. Y el Padre Walter Malca Rodas, C. Ss. R., lo tiene muy presente, pues acaba de presentar su nuevo libro “El cura sin cura”, un libro de chistes. Los comentarios no se han hecho esperar: los hay de todo calibre; pero, con ésta y sus demás publicaciones, el Padre está decidido a revolucionar el sentido de esperanza que muchos seres humanos tienen, e impulsar dos ideas muy simples, pero complejas, a la vez: alegría y amor.

Al parecer, el binomio alegría-predicación con el que usted trabaja últimamente, está dando resultados. Sin embargo, faltan muchas mentes por cambiar. Al respecto, ¿cuál es la mayor misión de su nuevo libro, “El cura sin cura”, frente a la sociedad?

La alegría trae una serie de beneficios, pues contribuye a la salud física y mental de la gente. En este sentido, el chiste cultiva la virtud de la alegría. La idea es forjar gente con mayor capacidad de alegría.

¿Cuál ha sido la experiencia, o el elemento detonante primordial por el que un sacerdote decide escribir un libro de chistes, y no continuar con la serie de libros de liderazgo y autoayuda, con los que está acostumbrado a deleitar a su público?

Desde hace mucho tiempo la gente me ha pedido que escriba un libro de chistes. Yo no lo hacía por considerar que un libro de chistes no era tan serio e intelectual. He descubierto que el chiste es de lo más serio e intelectual que puede existir, porque es más fácil hacer llorar que hacer reír. Para contar un chiste se necesita un determinado tipo de inteligencia: la inteligencia lúdica.

Usted ya es un personaje público y mediático. Ha viajado por distintos lugares, dentro y fuera del país, debido a su trabajo como conferencista.  ¿Cómo cree usted que son los católicos peruanos, en particular, cuando se trata de ser felices? ¿Son o no son felices los peruanos, en general?

Creo que no es fácil hablar de la felicidad de los peruanos; me parece que depende de las regiones. Los Piuranos, por ejemplo, son gente muy amigable y graciosa. En cambio el limeño, por su ritmo de vida, es más propenso al estrés y el estrés mina nuestra capacidad de felicidad.

Los hermanos de algunas otras religiones toman como una burla o falta de respeto el nuevo material bibliográfico que está publicando, dada su condición de representante de Dios. ¿Tendría algún mensaje para ellos, o prefiere continuar su labor sin escuchar éstas críticas?

Se trata de tener criterio propio, como Jesús, para hacer las cosas por convicción y no para agradar a nadie. Yo estoy convencido que mi esfuerzo por llevar alegría es una contribución al bienestar de la gente y eso es lo que me motiva.

Es inevitable preguntarle qué es lo que opinan sus pares Redentoristas, de su trabajo como escritor, especialmente por esta última publicación. ¿Lo sabe usted?

Sobre mi literatura, en general, son variadas las opiniones: he escuchado comentarios desde los más desalentadores hasta los más alentadores. Pero como te digo, se trata de hacer las cosas por convicción. Además, es motivador escuchar comentarios positivos de otros personajes relevantes, como el Dr. Fernando Maestre, Frieda Holler, entre otros. Sobre mi libro de humor aún no he escuchado ningún comentario.

La alegría siempre ha sido relacionada como un valor de la juventud, y de los niños, y muy pocas veces con adultos y ancianos. ¿Cómo disipar esa idea inoculada en los seres humanos, generación tras generación? Pues los adultos tienen que ser serios, sino no han “madurado”, ¿no?

Lamentablemente se asocia la seriedad con la amargura. Podemos ser serios, pero alegres y felices. Para mí la seriedad tiene que ver con la responsabilidad. Yo me considero un tipo serio, porque soy responsable con lo que hago, pero además soy feliz y alegre. La alegría es una virtud que debemos cultivarla en cualquier etapa de la vida.

¿Tiene en mente algún otro nuevo proyecto futuro, que tenga que ver directamente con el contenido y el propósito de “El cura que no tiene cura”?

Sí: quiero escribir un libro sobre la historia de los cómicos más reconocidos en el país y mi acercamiento al humor. Además, estoy animándome a organizar un show de humor, pro fondos de las obras sociales del movimiento SERVID, una institución que fundé, sin fines de lucro, con la que realizamos proyectos con temáticas diversas, enmarcadas en la educación y el trabajo.

Usted fue reconocido en el 2015 como Embajador de la Paz. En estos momentos de crisis a nivel mundial, y sin ánimo de ser pesimista,  ¿el concepto de “paz” está perdiendo su esencia?

El reconocimiento fue por parte de la Federación Para la Paz Universal, en el Congreso de la República del Perú. Yo pienso que la paz es don y tarea: es don en cuento hay que pedirle a Dios que nos conceda la paz, y es tarea, en cuanto hay que trabajar para alcanzar ese don.  La paz viene del corazón: si tenemos hombres pacíficos tendremos una sociedad pacífica.

A su entender, ¿qué le faltaría a la juventud contemporánea para ser felices y lograr sus cometidos y sueños?

Para triunfar en la vida se necesita tener fe, valor, coraje y entusiasmo. Cuando faltan estos ingredientes es muy difíciles alcanzar nuestros sueños. El triunfo no se logra de la noche a la mañana. El triunfo es como el árbol, que antes de ser árbol fue semilla que germinó y fue creciendo en un proceso lento.

Finalmente, ¿con qué perspectiva recomendaría leer este nuevo libro suyo? ¿O, en todo caso, por qué recomendaría leerlo, considerando que en el propio Internet hay miles de webs o chistes de primera mano, también de corte “sano”?

Es verdad que en internet hay muchas cosas, pero no por eso se va deja de seguir publicando libros. No es lo mismo ver una película en cine que en la tele o en la pantalla de tu celular. De igual modo no es lo mismo leer un libro en internet que en físico… la sensación es totalmente diferente. Al menos, esa es mi experiencia.

Cabe resaltar, que el Padre Walter es muy querido y conocido en nuestra ciudad, debido a su labor pastoral y de servicio social, así como su trabajo de conferencista y escritor, que ha realizado en Piura desde hace más de una década.

Por: Ericson Cardoza A.; Comunicador.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Don Quijote contra el acoso

ballet-don-quijote-895062

Dentro de todos los dramáticos cambios que vienen ocurriendo –modificación de valores, ruptura de límites, preeminencia del yo, etc.–, me llama poderosísimamente la atención, la defensa por el respeto al individuo, ya sea hombre, mujer, negro, indio, europeo, ateo, homosexual o político.

Claro está, que aún hay un largo camino por recorrer y un sinfín de cabezas duras por romper. Sí, hay muchos que todavía creen que pueden y deben meterse en la vida de los demás o, lo que es peor, imponer su forma de pensar (Sendero Luminoso o los ataques terroristas en Europa son ejemplos que remarcan esta idea).

Una de esas apuestas por el respeto a la persona es la lucha contra el acoso, ya sea público o privado, ya sea del hombre hacia la mujer o viceversa. Es hora de olvidarnos de esa costumbre de piropear o decir frases subidas de tono a cualquier ser humano que se nos atraviesa, con la excusa de su hermosura física o porque «no decimos nada malo».

Lo más triste de todo esto es que el acoso ya está institucionalizado: muchas personas todavía asumen que es normal, que es gracioso, que todas las chicas o chicos deben ser piropeados y que, si alguna vez nos piropean, debemos sentirnos agradecidos. Señor o señora acosadores, tranquilícense. Las personas guapas y bellas no van a morir si ustedes nunca les dicen: ¡Qué bonitos ojos tienes! ¡Eres un ángel caído del cielo!

Y estén totalmente seguros que no se van a morir de buena educación al no soltar frases de este tipo, por muy bonitas que a ustedes les parezcan. Así como no tiene ningún derecho para insultar, tampoco tiene derecho o carta libre para piropear.

¡Hasta el mismo Miguel de Cervantes escribió en contra del acoso! Sí, aunque parezca anacrónico, en El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605), el Manco de Lepanto nos hace reflexionar a través del reclamo de la pastora Marcela. Su belleza había enamorado a Grisóstomo, quien termina suicidándose, pues ella no acepta sus «piropos».

Claro que aquí todos los hombres saltaron, lanzándole insultos por no haber correspondido al amor puro y sincero del joven enamorado. Marcela se había convertido en la mala de la película, mientras que Grisóstomo era el ejemplo  a seguir. Marcela responde con un razonamiento que tiene una increíble validez actual, y que contiene una fuerte crítica para una época en que la mujer era poco más que un objeto:

“Hízome el cielo, según vosotros decís, hermosa, y de tal manera, que, sin ser poderosos a otra cosa, a que me améis os mueve mi hermosura, y por el amor que me mostráis, decís, y aun queréis, que esté yo obligada a amaros.

Yo conozco, con el natural entendimiento que Dios me ha dado, que todo lo hermoso es amable (o sea, digno de ser amado); mas no alcanzo que, por razón de ser amado, esté obligado lo que es amado por hermoso a amar a quien le ama”.

Si usted desea ser un galán digno del corazón de una dama, el Quijote también le da buenos consejos. Aquí le transcribo una brillante reflexión acerca de las cualidades que debe tener todo enamorado, si es que en verdad quiere lograr el corazón de la amada, o viceversa. Lo curioso e irónico es que este manantial de sabiduría brota de los labios de una humilde servidora hacia su señora Camila, mujer casada quien era pretendida pecaminosamente por un amigo de su poco prudente esposo.

El episodio pertenece al capítulo XXIV de la primera parte, sabrosa narración que se titula «El curioso impertinente». Aquí les dejo el «abecé» del enamorado y, de paso, las cuatro «eses»:

“Y que no solo tiene las cuatro eses que dicen que han de tener los buenos enamorados, sino todo un abecé entero; si no, escúchame y verás cómo te lo digo de coro. Él es, según yo veo y a mí me parece: agradecido, bueno, caballero, dadivoso, enamorado, firme, gallardo, honrado, ilustre, leal, mozo, noble, onesto, principal, quantioso, rico, y las eses que dicen [sabio, solo, solícito y secreto]; y luego, tácito, verdadero. La x no le cuadra, porque es letra áspera; la y [i] ya está dicha; la z, zelador de tu honra”.

Tome nota, a lo mejor usted supera todas esas cualidades y le añade más letras al alfabeto. Por el momento, procuremos no incomodar nuestras palabras (sobre ello, escribí el artículo «La derrota del silencio», en la edición anterior a esta misma revista).

Por: Nazaret Solís Mendoza; Lingüista.

 

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

LA LIBERTAD DEL AMOR

Si miramos el mundo contemporáneo encontraremos, en cualquier parte de nuestro planeta, terrorismo, toda clase de violencia, pobreza, falta de educación, niños esclavizados, injusticia; mujeres oprimidas, muertes, enfermedades, dolor… ya no queremos más sufrimiento, ¡ya no! Entonces, ¿cuál es la solución ante tanta desgracia, desconfianza y soledad?

Mucha gente se queja de “no tener libertad”, pero, estamos en pleno Siglo XXI, y, con todo lo que tenemos, sentimos falta de libertad. Podemos movilizarnos libremente por todos los países, comunicarnos con libertad, gracias a las nuevas tecnologías, pero nos sentimos prisioneros; estamos oprimidos, atomizados en nuestro mundo propio, porque estamos usando en forma desordenada nuestra preciada libertad.

Desde que nacemos, nacemos libres. Se nos otorga  la libertad completa para servir por amor, y por nuestra propia voluntad: tan sencillo como eso. Cuando nuestro entendimiento no acepta esta verdad, podemos entender cómo es que muchas personas, en un momento difícil de su vida diaria, o de duda, deciden hacer exactamente lo contrario a lo correcto.

Con el pasar de los años, el tiempo nos va mostrando el verdadero fruto de esa decisión mal tomada: una vida llena de frustración, sin felicidad, con dolor, enfermedades, miseria y ruina material. Decidir por no hacer lo correcto, nos lleva a una profunda soledad; nos lleva a una vida sin esperanza, sin alegría, y de pobreza espiritual, aunque tengas dinero o poder.

No escojamos el camino ancho y equivocado. San Agustín, decía: “Ama y haz lo que quieras; si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor; si está dentro de ti, la raíz del amor, ninguna otra cosa, sino el bien, podrá salir de tal raíz”.

¿Quieres ser libre, libre de verdad? Entonces solo hay un camino: aceptar la libertad con la que naciste, esa libertad en la que reconoces que proceder haciendo el bien en todo, y con todos, es lo mejor.

Porque nacemos amados, y habilitados para amar, haciendo uso correcto de nuestro libre albedrío y haciendo libres a los demás, especialmente a los que más podrían necesitar de ti: tus seres queridos.

Por: MAGDA HIDALGO MARINHO

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

La libertad: magnífica experiencia humana

40029

Escuchar hablar de libertad es muy común para la mayoría de personas, pues desde que somos pequeños hemos escuchado distintas definiciones sobre aquella palabra. A decir verdad, unas más triviales y alejadas de la realidad, y otras, en cambio, más acertadas.

¿Pero, alguna vez nos hemos preguntado, a conciencia, qué es la libertad?

En principio, hay que remitirnos a la etimología de la palabra; en este caso, el origen de la palabra libertad lo encontramos en el latín “libertas” o “libertatis”, cuyo significado es “cualidad de libre”; esta primera definición ya nos da una idea.

Otra aproximación más amplia la podemos tomar de Jacques Philippe, de su libro “La libertad interior”, donde el mismo autor menciona que “el ser humano manifiesta tan gran ansia de libertad, porque su aspiración fundamental es la aspiración a la felicidad, y porque comprende que no existe felicidad sin amor, ni amor sin libertad: y así es exactamente. El hombre ha sido creado por amor, y para amar, y sólo puede hallar la felicidad amando y siendo amado”.

En estas palabras se encuentra condensado el más profundo significado de libertad, en el que podemos resaltar dos palabras clave: felicidad y amor. Por ello, podemos afirmar que todos los seres humanos tenemos en lo más profundo de nuestro ser un anhelo de ser libres, de trascender, sin ataduras ni dependencias, pues casi automáticamente, cuando pensamos en ser libres, se nos viene a la mente hacer lo que queramos. Esta última visión no hace más que engañarnos y desviarnos de camino, pues reduce a la persona a la idea de que es un ser vivo que responde a sus caprichos, intereses y ganas del momento.

No obstante, son muchas las personas que, conscientemente o no, han asumido esta idea y se comportan como tal, pues en ese afán de ser libres dan rienda suelta a sus caprichos, gustos, deseos y más, sin importar límites y consecuencias: el libertinaje, solo por decir o sentir que se está viviendo con libertad; y como ser libre es sinónimo de felicidad, entonces se convencen de que están haciendo lo correcto.

Pero, ¿cómo se hace palpable en nuestra sociedad; cómo lo evidenciamos? Basta con mirar a nuestro entorno, basta con ver a tantas personas que, en el “máximo ejercicio de su libertad”, se han ido abriendo paso en el mundo de las drogas, el alcohol, las agresiones, el sexo desenfrenado, y otros “vicios”, y se han quedado en ellos para no salir más.

Lamentable, esto es cada vez más frecuente, ya que se busca libertad, y, por ende, felicidad, en donde nos podemos volver los más acérrimos esclavos; y en vez de que esto responda a ese anhelo auténtico que busca y reclama ser atendido, nos aleja cada vez más. Y, como fruto de esto, nuestra vida se torna sin sentido, y sin motor ni motivo.

Digo esto último porque, al interpretarlo, podría decir que nuestro motor, aquel que nos da la fuerza o nos impulsa, es el deseo de ser libre, de ser  feliz,  de realizarnos. Y, el motivo, es el amor, entendido en su sentido más amplio y pleno: amor como capacidad de darse, de desplegarse, de donarse y entregarse; ¿a quién?:  a su pareja, a su familia, a sus hijos, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a los vecinos, y, por qué no decirlo, hasta a aquellos con los que nos cuesta relacionarnos.

¿Cómo? Es simple, pero no deja de ser una noble tarea: hacer y ser el bien. Haz todo el bien posible a los que te rodean; actúa bien y piensa siempre en las consecuencias; piensa en ti y en los demás; evita todo aquello que te pueda hacer daño, todo aquello que se exceda y que escape a tu control. Esto requiere también de entrar en un proceso de conocimiento personal, de reconocer tus virtudes y limitaciones, y, a través de esto,  poder actuar en la búsqueda del propio bien y el de los que te rodean. Así serás realmente libre.

Escrito por: YASSER ARÁMBULO ABAD

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario