“Que nadie ni nada destruya tu felicidad”

La felicidad es un bien apetecible por los hombres pues todos deseamos ser felices: los ancianos y los adultos, los jóvenes y los niños, los varones y las mujeres, los negros y los blancos; todos, absolutamente todos, queremos ser felices. Incluso, aquellas personas que se suicidan lo hacen buscando la felicidad, aunque de un modo equivocado pues se sienten agobiados por un cúmulo de problemas y para quitarse ese peso se suicidan pensando en alcanzar la paz.

Si bien este anhelo es el deseo más profundo que aspira el corazón humano, es triste constatar que en nuestro mundo son pocas las personas que de verdad logran ser felices. Es por ello que en nuestra sociedad se ve tanta maldad, tanta tristeza y tanto dolor. Todo eso se debe a un defecto de la educación que hemos recibido, ya que en ella no hay un interés explícito de enseñar a los niños y a los jóvenes el arte de ser felices.

Lo que pasa es que las generaciones adultas tampoco han aprendido a ser felices. Por esta razón estoy convencido que una de las lecciones urgentes que debemos asimilar los seres humanos es aprender a ser felices para que podamos enseñar el camino de la felicidad a los demás. Esta tarea se hace más urgente en los padres de familia. Pues, muchas veces son éstos los que, con buenas intenciones, le roban la felicidad a sus hijos… Veamos la historia desgarradora que un joven seminarista contó a en un retiro:

Cuando yo tomé la decisión de ingresar al seminario mi padre se opuso tenazmente. Él no quería que yo sea sacerdote. Me decía que estaba loco, que no contaría con su apoyo, que me olvidara de él y de igual modo pensaba mi familia. Como yo trabajaba en una empresa, en una oportunidad le conté mi intención a un ingeniero que me inspiraba confianza. Este hombre me escuchó con suma bondad y me dijo: “mira hijo, te felicito por ese buen deseo y te aliento para que sigas adelante. No permitas que nadie ni nada destruya tus sueños de felicidad. Te confieso que en mi caso, mi propia familia arruinó mi felicidad.

Hace unos años atrás yo estaba en el seminario y era muy feliz allí; aunque, mis padres nunca estuvieron de acuerdo con mi decisión. Cuando ya estaba a punto de emitir mis votos, mi madre cayó enferma y tuve que salir del seminario para estar con ella. Cuando salí me di cuenta que la enfermedad de mi madre era fingida. Al descubrir esta mentira me llené de rabia y rencor contra ella, le increpé por qué había hecho eso conmigo, por qué era tan egoísta que sólo pensaba en ella, y no era capaz de pensar en la felicidad de sus hijos. Ella me rogó que la perdonara y que, por favor, no me marche de la casa pues si deseaba trabajo podía encargarme del negocio familiar que, en ese momento, era bastante próspero. Me limité a decirle que no quería nada, que me dolía lo que había hecho y que me iba de casa.  Así lo hice y aquí me tienes realizando un trabajo que en el fondo no me gusta. Espero que eso no suceda contigo”.

 

P. Walter Malca Rodas; C.Ss.R.

 

Anuncios

Acerca de Revista !Levántate!

Revista Levántate busca fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad, motivar a través de casos de éxito e inculcar un cambio positivo en las personas. Esta revista es un producto del Movimiento SERVID. Su único objetivo es fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad y llevar motivación y esperanza a las personas, a través de casos de éxito; artículos, ensayos y cuentos motivacionales; y experiencias personales, plasmadas por una nueva generación de escritores, denominados ESCRITORES MOTIVACIONALES. La revista no profesa ideas de ninguna religión; sin embargo, parte de concepciones básicas cristianas para fundar su propósito. Además, con este producto se desea inculcar un cambio positivo en las personas, pues estamos convencidos que para que nuestra sociedad cambie tenemos que empezar por cambiar, para mejor, nosotros mismos. MISIÓN: MOTIVAR, culturizar y entretener, ofreciéndole al lector ayuda motivacional y orientación espiritual a través de experiencias e historias; artículos de distintos ámbitos académicos y culturales; y cuentos reflexivos, que se fundamenten en concepciones cristianas básicas como la fe, la esperanza, la solidaridad, el amor, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Que nadie ni nada destruya tu felicidad”

  1. Camucha dijo:

    !Ser feliz! y el primer paso para llegar a ello es ¡SER LIBRES! libres de tus complejos, libre de tus traumas, libre de tus vicios, LIBRE … pero cómo llegamos a ser libres?buena pregunta … primero conociéndonos a nosotros mismos, reconociendo nuestras capacidades y limitaciones, reconociendo aquello que te hace infeliz para perdonar y olvidar, reconociendo tus ataduras para poder superarlos… ojo se requiere ser VALIENTE, entonces recuerda: “… Yo soy quien te manda; esfuérzate, pues, sé valiente. No temas ni te asustes, porque contigo está Yavé, tu Dios, adonde quiera que vayas.” Josue 1, 1-9. Si llegaste hasta aquí perfecto, vamos por buen camino; luego vistete de ti mismo, sé tu mismo, ámate, respétate, pues quien se viste de si mismo donde quiera que vaya, siempre ira gala…. Me olvidaba también aprende a sonreir, a reirte de tus errores, reirte de ti mismo, de la situación, sé agradecido y para terminar “AMA” si, sí ama y luego haz todo lo quieras, porque quien ama no hace daño a los demás y tampoco se hace daño. Con la libertad que me da el Señor, con la valentía que fui alcanzando en este caminar con la alegría 🙂 de saber que estás ahí, me despido.
    Camucha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s