De qué soy preso…?

Hace un mes soporté una temible gastritis producto, entre otras cosas, del estrés. Perdí –y  justo en las festividades de diciembre- lo más apreciado en este momento: el trabajo.  Era un desempleado más y el dinero ahorrado lo gastaría sólo en medicinas y en pagar unas cuántas deudas.

Después de tres semanas de duro tratamiento llegó la mejoría y recuperaba mi antiguo empleo. Me alegré. Pero casi al instante, el ‘bendito’ -por no decir su antónimo- estrés, jugaba nuevamente en mi contra. Una enfermedad dermatológica autoinmune se enseñaba conmigo. Fue inevitable renunciar al empleo que había recuperado.

Entonces sobrevino el natural cuestionamiento con una ‘pisca’ de rabia: “Si no tomo ni  fumo y trato de ser un joven correcto (me vanaglorio de eso), ¿por qué me sucede esto?  ¿Sería un castigo  divino o mi mala suerte? ¿Acaso no utilicé las cábalas correctas en año nuevo?”.  Ni lo uno ni lo otro. Y, las cábalas… no funcionan.

Una noche, después de varias batallas internas por encontrar la verdad, llegó la luz que ponía fin a mi oscura ansiedad. Sí, mi intranquilidad no se debía principalmente a la ausencia de trabajo; ésta era la excusa perfecta a “no puedo comprarme aquello”; “si tan sólo pudiera ir a esa fiesta en la playa”, “yendo al gimnasio me sentiría mejor en este verano”, y tantas veleidades más.

El dinero, el acomodo social, el consumismo y lo que implanta la sociedad como moda se habían convertido en mi mundo circundante, en mi ‘yo’. Me estremecí en aceptar que mi mente y mi corazón estaban enfocados sólo en lo tangible, en lo material, en los placeros efímeros, en lo  circunstancial: en superficialidades. Y yo no me daba cuenta de eso.

En ese instante, de inmediato, recordé aquella parábola del joven rico, quien quería alcanzar la vida eterna. Aquel muchacho que cumplía los mandamientos para conseguirla -es decir, era educado, virtuoso y bueno-, pero que cuando Jesús le dice: “Anda, vende cuanto tienes y entrégalo a los pobres”, éste no pudo desprenderse de sus posesiones y se marchó triste.

Sería óptimo cuestionarse: ¿Cuáles son las ataduras sociales que encadenan mi vida?; ¿De qué me cuesta desprenderme?; ¿Soy capaz de darme a los demás, o dar aquello que tanto quiero?; ¿Soy verdaderamente libre frente a mis amigos y ante la sociedad,  o me coloco ‘caretas’ sociales?; ¿Basta sólo ser generoso y bueno para ser plenamente feliz? Es fundamental romper las cadenas que esclavizan nuestra libertad y no permiten encaminarnos hacia la verdadera felicidad. Hasta entonces.

Autor: Lic. Erincson Córdova Navarro.

Anuncios

Acerca de Revista !Levántate!

Revista Levántate busca fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad, motivar a través de casos de éxito e inculcar un cambio positivo en las personas. Esta revista es un producto del Movimiento SERVID. Su único objetivo es fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad y llevar motivación y esperanza a las personas, a través de casos de éxito; artículos, ensayos y cuentos motivacionales; y experiencias personales, plasmadas por una nueva generación de escritores, denominados ESCRITORES MOTIVACIONALES. La revista no profesa ideas de ninguna religión; sin embargo, parte de concepciones básicas cristianas para fundar su propósito. Además, con este producto se desea inculcar un cambio positivo en las personas, pues estamos convencidos que para que nuestra sociedad cambie tenemos que empezar por cambiar, para mejor, nosotros mismos. MISIÓN: MOTIVAR, culturizar y entretener, ofreciéndole al lector ayuda motivacional y orientación espiritual a través de experiencias e historias; artículos de distintos ámbitos académicos y culturales; y cuentos reflexivos, que se fundamenten en concepciones cristianas básicas como la fe, la esperanza, la solidaridad, el amor, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s