LA DELGADA LINEA ENTRE EL OPTIMISMO Y LA DESESPERANZA

A veces se nos acaban las fuerzas para seguir; a veces no vemos más allá de la difícil situación que atravesamos y perdemos toda la esperanza que nos viene dada con el regalo de la vida. Como dicen por allí: “Dios aprieta, pero no ahorca”. Sin embargo, muchos de nosotros ignoramos este popular dicho que, a pesar de estar siempre presente en nuestras frases diarias, no logramos comprender a totalidad.

Aquellas dificultades nos oscurecen la clara visión del presente y nos transportan a una situación donde la esperanza ha desaparecido por completo, donde ya no nos queda nada. Así, nos perdemos en el camino de la nada y no logramos seguir por los distintos caminos que aun nos queda por andar.

La desesperanza se puede convertir en el peor enemigo de la persona en su postura frente a la vida. Puede estar siempre presente ahí con su fiel compañero: el pesimismo, el cual no permite brotes de optimismo, tan útil para superar situaciones difíciles.

Entonces, opuesto a la desesperación tenemos al optimismo. Sabemos que este mundo no es el mejor de los mundos posibles, y, a la vez, sabemos que podemos transformarlo, que podemos trabajar para mejorarlo, y a eso se le llama optimismo.

Esa postura positiva de trabajar para cambiar las cosas que perturban nuestro presente es el optimismo. Como sostiene León Polo en su artículo “El optimismo frente a la vida”: “Es optimista aquél que sostiene que no estamos en el mejor de los mundos posibles, pero que podemos mejorarlo y, al tratar de perfeccionarlo, también nosotros mejoramos. En cambio, es contradictorio, y por tanto, una forma de pesimismo, admitir que estamos en el mejor de los mundos, porque en ese caso, el hombre, insisto, no tendría nada que mejorar y por consiguiente tampoco podría tener ningún proyecto”.

La desesperanza y el pesimismo siempre están al otro lado de la balanza y es el ser humano quien cuenta con la voluntad para inclinarse por alguno de esos lados y adoptar su postura frente a la vida.

A fin de cuentas es la persona siempre la que decide; todo queda a criterio propio y siempre actuará con inteligencia y voluntad; razón por la que Dios siempre espera que en nuestros actos esté presente la buena voluntad, el optimismo.

La decisión es nuestra. O elegimos vivir una versión negra de la vida al lado de la desesperanza o trabajamos por construir un camino mejor con optimismo.

Dios siempre está a la espera de que, como sus hijos que somos, nos decidamos por el camino correcto; no obstante, Él nos da libertad para elegir y así optar por el lado que mejor nos parezca.

Por último, quiero dejarles una frase que quizá muchos de ustedes han leído ya; sin embargo, la comparto porque refleja perfectamente todo lo dicho en las líneas anteriores: “Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas”. De este modo, queda claro que, llevando una vida con desesperanza, no alcanzaremos más que llegar al camino de la infelicidad, ignorando así las buenas cosas que nos pueden llegar trabajando con optimismo por la construcción de un camino de esperanza y fe.

Autor: CARMEN L. OLIVOS TINEDO.

Anuncios

Acerca de Revista !Levántate!

Revista Levántate busca fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad, motivar a través de casos de éxito e inculcar un cambio positivo en las personas. Esta revista es un producto del Movimiento SERVID. Su único objetivo es fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad y llevar motivación y esperanza a las personas, a través de casos de éxito; artículos, ensayos y cuentos motivacionales; y experiencias personales, plasmadas por una nueva generación de escritores, denominados ESCRITORES MOTIVACIONALES. La revista no profesa ideas de ninguna religión; sin embargo, parte de concepciones básicas cristianas para fundar su propósito. Además, con este producto se desea inculcar un cambio positivo en las personas, pues estamos convencidos que para que nuestra sociedad cambie tenemos que empezar por cambiar, para mejor, nosotros mismos. MISIÓN: MOTIVAR, culturizar y entretener, ofreciéndole al lector ayuda motivacional y orientación espiritual a través de experiencias e historias; artículos de distintos ámbitos académicos y culturales; y cuentos reflexivos, que se fundamenten en concepciones cristianas básicas como la fe, la esperanza, la solidaridad, el amor, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA DELGADA LINEA ENTRE EL OPTIMISMO Y LA DESESPERANZA

  1. Wilber Hamilton Rivero Jara dijo:

    Es mi primera vez que escribo en Facebook, nunca pensé que llegaría ese día. Creo que vivo a la expectativa de Dios. Bueno, muchisisisimas gracias por sus mensajes tan sabios, alentadores, que le hacen muy bien a mi persona. En realidad, creo que necesito siempre una orientación en esta vida. Padre Walter Malca, le deseo lo mejor en la vida y rezo para que Dios lo tenga siempre en su seno. Amen. Espero mucho de Dios, y ser siempre obtimista en este mundo muchas veces llenas de miserias. Yo soy un pobre feligrés de la Capilla Sagrada Familia, que quiere enriquecerse de Dios, tengo que prometerle ser mejor, yo se que se va a Piura, pero muy seguro, lo seguiré viendo, por Internet. No me despedí de Ud, pero Dios me ama y sabe, y me conoce, así que lo tomaré con optimismo y positivismo. Nuevamente, muchas gracias, querido Padre Walter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s