LA IMAGEN Y LA EDUCACIÓN CUENTAN

Pinned Image

Una invitación para escribir como la que he recibido del Padre Walter Malca me sigue produciendo emoción, siento un nudo en el estómago y vibro ante la idea de otro nuevo reto.

Sigue en pie aquel sentimiento de hace tantos años cuando Enrique Escardó, director de la Revista Gente, me preguntó: “Frieda, ¿qué es lo que hubieras querido hacer y hasta ahora no has hecho?”. Y yo, muy suelta de huesos, le contesté: “Escribir…”

Me miró, pensativo, y, seriamente, me dijo: “De acuerdo, ya tienes una columna; desde el siguiente número empiezas a escribir”. No lo podía creer, el reto era inmenso y para mí increíble.

Empecé a escribir los artículos en la revista, luego con el tiempo lo hice también para la Revista Morena, con mi columna “Garabatos de mujer”. Qué grato es recordar, pero, ¡cómo ha pasado el tiempo!

Estas emociones las vivo desde el momento mismo en que acepté escribir y que he vuelto a sentirlas al redactar mi primer libro, “Ese dedo meñique”, y luego “Ese Dedo meñique en el trabajo”, ambos ya en su tercera edición. Y sobre el tema de la imagen personal, etiqueta ejecutiva y protocolo, le sigue “El otro dedo meñique”, de edición agotada.

Siguieron los libros de ángeles: “Un ángel en mi vida”, con su edición agotada y, el recientemente publicado, “El susurro de los ángeles”, un libro diferente, pero con temas inherentes al espíritu, alma y al amor hacia estos mensajeros de Dios, que viven esperando que usted los llame.

Mis libros, artículos, conferencias y seminarios llevan recomendaciones, consejos, reflexiones, pinceladas, anécdotas, testimonios, vivencias personales y, sobretodo,  “educación” y mejoras para el desarrollo del ser humano: hombre, mujer, joven o niño.

Esta primera vez le dedico este artículo, como es mi costumbre a ella, a la Mujer, compañera, amiga, esposa, amante, hermana, madre, hija, pero sin minimizar al hombre, amante, amigo, padre, digno ser de la especie humana y gran compañero de la mujer.

Pretendo, por lo tanto, escribir para todas aquellas mujeres que están deseosas de crecer como seres humanos en base a la educación, etiqueta, buenas costumbres, valores, modales, imagen y ángeles.

Charles McIver (1860-1906) alguna vez dijo: “Cuando se educa a un hombre se educa a un individuo, pero cuando se educa a una mujer se educa a una familia”.

Sin caer jamás en la grosería o en la vulgaridad, la mujer tiene que conocer y saber cómo adaptarse al medio ambiente en que vive, con sentido común, delicadeza y mucho tino.

Charles McIver (1860-1906) alguna vez dijo: “Cuando se educa a un hombre se educa a un individuo, pero cuando se educa a una mujer se educa a una familia”. Esta es mi intención. Especialmente a la mujer madre, ejecutiva, recepcionista, secretaria, asistenta de gerencia, administradora de su hogar, como desee ser llamada, pues alrededor de ellas se educan, viven, oran, se ríen o lloran sus hijos, su familia, amigos y compañeros en general.

La educación es el fruto de vivencias que se puede decir que nacen con el ser humano desde la cuna y que luego sus padres, la escuela,  profesores, amigos, el medio ambiente, todo va influyendo y  formándolo con el paso de los años.

No tiene otra base que la del respeto. Respeto que se tiene una misma, primero, y que se refleja luego en el trato con las demás personas. Es la piedra angular del edificio.

Tenemos que recordar, por lo tanto, que la educación no es privilegio de unos pocos, ya que es un derecho que tiene que estar al alcance de todos los seres humanos.

Una mujer trabajadora, luchadora, profesional, emprendedora, ama de casa, joven o madura, fea o bonita, rica o pobre, estudiosa y decidida a valorarse por sí misma, no puede olvidarse de su feminidad, aquella que le dio origen a su esencia, crecimiento, su nombre y a su cuerpo.

Carl Rogers afirmó alguna vez que “la mayoría de la gente se desprecia a sí misma, se considera inútil y poco digna de ser querida…”: es una lástima. Una saludable imagen y seguridad en sí misma es un factor indispensable para alcanzar sus objetivos en la vida.

¡No olvide que hasta la forma cómo recibe usted un regalo está demostrando su autoestima! Recíbalo con halago, feliz y agradecida, y por favor no diga: “’Por qué te has molestado”, “No tenías por qué hacerlo”, “Es muy caro…”, “No puedo aceptarlo” recuerde que usted se merece lo mejor.

Cuando una mujer se siente orgullosa, satisfecha, feliz, segura y confiada, se yergue, en cambio cuando se siente decaída, triste, melancólica, insatisfecha y desconfiada, se encorva, se achica y pasa desapercibida.

Es importante para usted proyectar siempre una buena imagen personal, ya que según reza el adagio popular: ¡Así como la ven, la tratan! Le guste o no…

AUTOR: Sra. FRIEDA HOLLER FIGALLO

Anuncios

Acerca de Revista !Levántate!

Revista Levántate busca fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad, motivar a través de casos de éxito e inculcar un cambio positivo en las personas. Esta revista es un producto del Movimiento SERVID. Su único objetivo es fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad y llevar motivación y esperanza a las personas, a través de casos de éxito; artículos, ensayos y cuentos motivacionales; y experiencias personales, plasmadas por una nueva generación de escritores, denominados ESCRITORES MOTIVACIONALES. La revista no profesa ideas de ninguna religión; sin embargo, parte de concepciones básicas cristianas para fundar su propósito. Además, con este producto se desea inculcar un cambio positivo en las personas, pues estamos convencidos que para que nuestra sociedad cambie tenemos que empezar por cambiar, para mejor, nosotros mismos. MISIÓN: MOTIVAR, culturizar y entretener, ofreciéndole al lector ayuda motivacional y orientación espiritual a través de experiencias e historias; artículos de distintos ámbitos académicos y culturales; y cuentos reflexivos, que se fundamenten en concepciones cristianas básicas como la fe, la esperanza, la solidaridad, el amor, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s