HAMLET TIENE FACEBOOK

Admirable, misteriosa, existencialista, filosófica, sicoanalítica… ¡una obra maestra! Hamlet, de William Shakespeare, nos sumerge en los miedos y las dudas más profundas del ser humano; dudas que van más allá del ser o no ser. Sí, esa es la cuestión a la que constantemente nos enfrentamos, nosotros, los Hamlet del siglo XXI.REVISTA LEVANTATE

Y es que en estas épocas donde la información se mueve a ritmo de reggaetón, tener o no tener Facebook, Hi5 o Twitter puede suponernos una crisis social y de identidad, sin sumar los problemas legales, acosamientos, ofensas y chismorreo. Hoy más que nunca, saber quiénes somos y hacia dónde vamos se ha convertido en un imperativo que involucra a todas las estructuras sociales. En este escrito deseo ofrecer algunas reflexiones  de cómo afectan las redes sociales en el conocimiento de nosotros mismos: ¿ayudará el Facebook a saber quiénes somos?

¿Existir o no existir?

Así, pues, la persona de hoy –especialmente los adolescentes–, no solo debe preocuparse por construir una personalidad más o menos fija y una reputación respetable, que “no dé qué decir”, sino también, debe agobiarse en encrucijadas como qué fotos publicar, quiénes pueden escribirnos, quiénes pueden ser mis amigos, qué videos colocar… Y ni qué decir si un “amigo” no acepta tu invitación: ¡un mar de preocupaciones en el que pocos saben nadar!  

¿Para evitar problemas es de sabios no estar en el Facebook o en alguna otra red social? En pleno siglo XXI, yo no creo que esa sea la mejor solución. De un tiempo a esta parte, nos vemos obligados a preguntarnos: ¿existir o no existir en la red social? Es decir, –como si la crisis de la posmodernidad no fuera suficiente–, frente a la “persona real”, hemos de saber crear y mantener  “la persona virtual”. ¿O es que nunca fuimos reales? Vamos, que Hamlet y Don Quijote tendrían muy buenos motivos para volverse locos.

Me gusta / Ya no me gusta

Para soluciones, las fáciles. Seguramente nos agrada encontrar el mensaje de que a alguien “le gusta” nuestra publicación, ya sea foto, comentario, poema, video, etc. Incluimos a muchos candidatos que se han ciberpolitizado (perdonen el neologismo). Y, probablemente, nuestra estima personal se fortalezca. Tal como van las cosas, no sería raro encontrar algunas ciberpsicosis (Otra vez, disculpen el neologismo). ¿No se han puesto a pensar acerca de aquella persona que tiene más de dos mil “amigos”?, ¿no se han preocupado al saber que su “amigo” los eliminó de su red de contactos? Y aquí otra interrogante más: ¿han notado cuánto ha cambiado el significado de la palabra ‘amigo’?

Está claro que nos interesa que nos conozcan, que nos tomen en cuenta, saber qué piensan los demás de nosotros, quién visitó nuestro perfil y, a la vez, saber de los demás, opinar, tener un millón de amigos, hacerse fan, etc. En palabras de Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mis circunstancias”. Es decir, las preocupaciones de siempre con un nuevo rostro. En este sentido, considero que las redes sociales poseen un enorme potencial educativo y existencial –por decir menos–, puesto que permiten volver nuestra atención hacia las grandes preguntas: ¿quiénes somos?, ¿hacia dónde vamos?, ¿qué sentido tiene nuestra vida? Pero, mal llevadas, las redes también pueden convertirse en un laberinto sin salida (recuerden, por ejemplo, los múltiples casos de usuarios que publicaban sus intentos de suicidio).

Hamlet tiene Facebook

  Y es verdad. Un examen superficial nos revelará que Hamlet, César Vallejo, Quevedo y mil personajes -y no tan personajes- tienen Facebook, Hi5, Twitter, etc. La moda es estar en alguna red social. O sea, si nuestro amigo Hamlet se pregunta ¿ser o no ser?, podríamos responderle: Si estás en la red, ERES; si no estás en la red; NO ERES. Pero, ¿en qué medida?, ¿somos lo que somos en internet?, ¿nuestra vida virtual afecta nuestra vida real?, ¿nuestros amigos en la red son verdaderos amigos?, ¿usando las redes sociales nos hacemos mejores personas…?

Es verdad que podemos “conocernos” y “conocer” a las personas usando los instrumentos del internet, pero también es verdad que ese “conocimiento” nunca reemplazará el trato directo con nuestro prójimo y con nuestra conciencia. Debemos procurar ser nosotros mismos y, al mismo tiempo, educarnos para ser siempre mejores, para servir y darnos a los demás. En nuestra era, la tecnología nos ha facilitado algunos aspectos de la vida y ha complicado algunos otros. Al igual que el personaje de Shakespeare, sentémonos y meditemos, pues la gran pregunta siempre estará ahí (con Facebook o sin él): ¿Ser o no ser? ¡He ahí el dilema!

AUTOR: Nazaret Solis Mendoza, Escritor y Catedrático Universitario.

Anuncios

Acerca de Revista !Levántate!

Revista Levántate busca fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad, motivar a través de casos de éxito e inculcar un cambio positivo en las personas. Esta revista es un producto del Movimiento SERVID. Su único objetivo es fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad y llevar motivación y esperanza a las personas, a través de casos de éxito; artículos, ensayos y cuentos motivacionales; y experiencias personales, plasmadas por una nueva generación de escritores, denominados ESCRITORES MOTIVACIONALES. La revista no profesa ideas de ninguna religión; sin embargo, parte de concepciones básicas cristianas para fundar su propósito. Además, con este producto se desea inculcar un cambio positivo en las personas, pues estamos convencidos que para que nuestra sociedad cambie tenemos que empezar por cambiar, para mejor, nosotros mismos. MISIÓN: MOTIVAR, culturizar y entretener, ofreciéndole al lector ayuda motivacional y orientación espiritual a través de experiencias e historias; artículos de distintos ámbitos académicos y culturales; y cuentos reflexivos, que se fundamenten en concepciones cristianas básicas como la fe, la esperanza, la solidaridad, el amor, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s