La libertad: magnífica experiencia humana

40029

Escuchar hablar de libertad es muy común para la mayoría de personas, pues desde que somos pequeños hemos escuchado distintas definiciones sobre aquella palabra. A decir verdad, unas más triviales y alejadas de la realidad, y otras, en cambio, más acertadas.

¿Pero, alguna vez nos hemos preguntado, a conciencia, qué es la libertad?

En principio, hay que remitirnos a la etimología de la palabra; en este caso, el origen de la palabra libertad lo encontramos en el latín “libertas” o “libertatis”, cuyo significado es “cualidad de libre”; esta primera definición ya nos da una idea.

Otra aproximación más amplia la podemos tomar de Jacques Philippe, de su libro “La libertad interior”, donde el mismo autor menciona que “el ser humano manifiesta tan gran ansia de libertad, porque su aspiración fundamental es la aspiración a la felicidad, y porque comprende que no existe felicidad sin amor, ni amor sin libertad: y así es exactamente. El hombre ha sido creado por amor, y para amar, y sólo puede hallar la felicidad amando y siendo amado”.

En estas palabras se encuentra condensado el más profundo significado de libertad, en el que podemos resaltar dos palabras clave: felicidad y amor. Por ello, podemos afirmar que todos los seres humanos tenemos en lo más profundo de nuestro ser un anhelo de ser libres, de trascender, sin ataduras ni dependencias, pues casi automáticamente, cuando pensamos en ser libres, se nos viene a la mente hacer lo que queramos. Esta última visión no hace más que engañarnos y desviarnos de camino, pues reduce a la persona a la idea de que es un ser vivo que responde a sus caprichos, intereses y ganas del momento.

No obstante, son muchas las personas que, conscientemente o no, han asumido esta idea y se comportan como tal, pues en ese afán de ser libres dan rienda suelta a sus caprichos, gustos, deseos y más, sin importar límites y consecuencias: el libertinaje, solo por decir o sentir que se está viviendo con libertad; y como ser libre es sinónimo de felicidad, entonces se convencen de que están haciendo lo correcto.

Pero, ¿cómo se hace palpable en nuestra sociedad; cómo lo evidenciamos? Basta con mirar a nuestro entorno, basta con ver a tantas personas que, en el “máximo ejercicio de su libertad”, se han ido abriendo paso en el mundo de las drogas, el alcohol, las agresiones, el sexo desenfrenado, y otros “vicios”, y se han quedado en ellos para no salir más.

Lamentable, esto es cada vez más frecuente, ya que se busca libertad, y, por ende, felicidad, en donde nos podemos volver los más acérrimos esclavos; y en vez de que esto responda a ese anhelo auténtico que busca y reclama ser atendido, nos aleja cada vez más. Y, como fruto de esto, nuestra vida se torna sin sentido, y sin motor ni motivo.

Digo esto último porque, al interpretarlo, podría decir que nuestro motor, aquel que nos da la fuerza o nos impulsa, es el deseo de ser libre, de ser  feliz,  de realizarnos. Y, el motivo, es el amor, entendido en su sentido más amplio y pleno: amor como capacidad de darse, de desplegarse, de donarse y entregarse; ¿a quién?:  a su pareja, a su familia, a sus hijos, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a los vecinos, y, por qué no decirlo, hasta a aquellos con los que nos cuesta relacionarnos.

¿Cómo? Es simple, pero no deja de ser una noble tarea: hacer y ser el bien. Haz todo el bien posible a los que te rodean; actúa bien y piensa siempre en las consecuencias; piensa en ti y en los demás; evita todo aquello que te pueda hacer daño, todo aquello que se exceda y que escape a tu control. Esto requiere también de entrar en un proceso de conocimiento personal, de reconocer tus virtudes y limitaciones, y, a través de esto,  poder actuar en la búsqueda del propio bien y el de los que te rodean. Así serás realmente libre.

Escrito por: YASSER ARÁMBULO ABAD

Anuncios

Acerca de Revista !Levántate!

Revista Levántate busca fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad, motivar a través de casos de éxito e inculcar un cambio positivo en las personas. Esta revista es un producto del Movimiento SERVID. Su único objetivo es fomentar una cultura de paz en nuestra sociedad y llevar motivación y esperanza a las personas, a través de casos de éxito; artículos, ensayos y cuentos motivacionales; y experiencias personales, plasmadas por una nueva generación de escritores, denominados ESCRITORES MOTIVACIONALES. La revista no profesa ideas de ninguna religión; sin embargo, parte de concepciones básicas cristianas para fundar su propósito. Además, con este producto se desea inculcar un cambio positivo en las personas, pues estamos convencidos que para que nuestra sociedad cambie tenemos que empezar por cambiar, para mejor, nosotros mismos. MISIÓN: MOTIVAR, culturizar y entretener, ofreciéndole al lector ayuda motivacional y orientación espiritual a través de experiencias e historias; artículos de distintos ámbitos académicos y culturales; y cuentos reflexivos, que se fundamenten en concepciones cristianas básicas como la fe, la esperanza, la solidaridad, el amor, entre otras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s